LOS PORTUGUESES Y SU CONTRIBUCION A LA FUNDACION Y DESARROLLO DEL LUGAR DE YCOD

Autor: Miguel Edmundo Delgado López

 

(…) E dai a duas léguas está Icode dos Vinhos, que também é
vila de duzentos vizinhos, quase todos portugueses ricos de vinhos,
lavouras e criações.

[“A dos leguas de él está Icod de los Vinos, que es también villa de doscientos vecinos, casi todos portugueses, ricos gracias a sus vinos, sembrados y gañanías.

(Párrafo de Gaspar Frutuoso, de su libro “Saudades da terra” (“Añoranzas de la tierra”) medidados siglo XVI).

 

RIO DE LA ACEÑA

Una vez finalizadas las principales operaciones militares, que dieron como resultado la incorporación de la Isla de Tenerife a la Corona Castellano- Aragonesa, con la capitulación de los últimos menceyes – reyes guanches el 25 de julio de 1496, en el Realejo Alto, el Adelantado Alonso Fernández de Lugo se encontró ante el reto de poblar la Isla, fundar núcleos urbanos, preparar los campos para su cultivo (…) en definitiva organizar el complejo entramado socio-político y militar de la recién conquistada Tenerife, que la organización religiosa correspondía a otras instancias.

Pocos fueron los conquistadores que se quedaron, rudos hombres de guerra, que ambicionaban unas riquezas que la Isla de Tenerife (no era El Dorado) no podía satisfacer, deseosos de nuevas aventuras y nuevos horizontes. Muchos retornaron a sus tierras peninsulares de origen (Bartolomé de Estopiñan), otros siguieron la estela marcada por Colón, Pizarro, Cortés, y otros en la Conquista Americana o quedaron sus cuerpos tendidos, sin vida, en las calidas arenas del vecino Continente Africano, en cabalgadas que les proporcionasen mercancía humana para su venta. En definitiva no estaban dispuestos a contribuir con su esfuerzo a la construcción de los nuevos asentamientos, origen de los actuales pueblos de esta Isla, y menos a ejercer de laboriosos y pacíficos colonos en las nuevas tierras conquistadas, y todo a cambio de unas pocas tierras de reparto, algunos esclavos u otras exiguas ventajas.

A Lugo no le quedó más remedio, a pesar del ancestral recelo que se les tenía a los portugueses, que recurrir a mano de obra especializada. Portugueses, mayoritariamente originarios de Madeira, el Alentejo y el Algarve, que había conseguido el milagro de convertir una isla desabitada, salvaje y hostil para el hombre, la vecina Isla de Madeira, en un ejemplo de producción y riqueza, de mano de obra versada en el cultivo estrella de la época “la caña de azúcar”.

El recelo hacia los portugueses, mencionado en el párrafo anterior, se fundamentaba en las tormentosas relaciones y porque no decirlo, también confrontaciones armadas entre la corona de Castilla y la de Portugal, que fueron abundantes y que tuvieron como manzana de la discordia y telón de fondo la apetencia de las entonces mayores potencias marítimo-coloniales por hacerse control del Archipiélago Canario.
Como diría el arcediano de Lanzarote, el insigne Don José de Viera y Clavijo “La Manzana de Discordia” entre las dos mayores potencias coloniales de entonces.

 

 

 

Solo por dar unas cuantas pinceladas, citaré algunas efemérides relacionadas con las Islas Canarias, que abonaban esa rivalidad:
1415 desembarco por la parte de Telde Isla de Tamaran (Gran Canaria), de una expedición lusa al mando de Juan de Castro.
En 1431 los soberanos Juan I de Portugal y Juan II de Castilla firman un primer tratado de paz. Sin embargo, la disputa sobre la posesión de las Canarias continuó, siendo presentada en el Concilio de Basilea de 1435. Al rey Alfonso V de Portugal llegó se le otorgó el monopolio del comercio de Canarias. El Papa desempeñaría, por tanto, un papel de juez en las agrias disputas de lusos y castellanos, dando lugar a una serie de bulas. La primera en 1433, concede el derecho sobre el Archipiélago Canario al príncipe de Portugal Don Enrique el Navegante. Otra en el 1436 reconoce el pleno derecho de Castilla sobe el Archipiélago Canario en detrimento de los portugueses.
La pugna entre la Portugal y Castilla por la hacerse con el control de las Islas tuvo como reflejo varios acontecimientos: desde enfrentamientos armados abiertos, donde se vieron envueltos unos y otros.
Hacia finales del año 1424 o principios de 1425 apa¬rece en aguas canarias la más importante y trascendental expedición que nunca Portugal enviara a Canarias. Hasta la fecha, Portugal siempre había respetado la soberanía de Cas¬tilla sobre las Islas Canarias. Doce carabelas, capitaneadas por Fernando de Castro, marino portugués, transportando 2.500 hombres y 120 caballos, se presentaron ante la Isla de Lanzarote, pero no la atacaron, dirigiéndose inmediatamente a Gran Canaria, donde es rechazado por los canarii de Tamarán – Gran Canaria en la isleta y posteriormente en Gando.
Año de 1468, hace su aparición en este Archipiélago una escuadra lusa al mando de Diego da Silva, que siembra el terror en las aguas Canarias.
Muchos más incidentes entre ambos contendientes en pugna por la conquista del Archipiélago, salpican la historia de la conquista europea.
A todo esto cabría añadir la venta en 1448 de los derechos sobre la Isla de Lanzarote por parte de Maiciot, pariente de Jean de Bethencourt, a Enrique de Portugal, que tuvo como consecuencia el otorgamiento de derechos de conquista al príncipe lusitano.
Al año siguiente 1449, tanto Lanzarote como La Gomera estaban en poder de la corona de Portugal.
Consecuencia de lo anterior, las naves de Portugal señoreaban en los mares de Canarias y entraban y salían con total libertad de sus puertos.
Este clima de enfrentamiento concluye con el tratado de Alcaçovas en 1479, donde los portugueses reconocían el derecho de los castellanos a las Islas y los castellanos la soberanía portuguesa sobre Fez y Guinea. La paz es sellada en la Villa portuguesa de Alcaçovas, el 4 de septiembre de 1479 y las zonas de influencia de las dos potencias marítimas del momento, rivales entre si: Castilla-Aragón y Portugal, queda delimitada sobre el mapa. La descrita como “manzana de la discordia” las Islas Canarias quedan del lado de las apetencias colonizadoras de los Hispanos, a partir de ahí comienza a dibujarse la hegemonía castellana sobre las Islas.

Aún con el acuerdo de Alcaçovas sobre la mesa, y la posterior afluencia de lusitanos a las Islas, requeridos por los propios castellanos para el poblamiento, explotación y desarrollo de todo tipo de industrias vinculadas a las necesidades de los colonos de los primeros asentamientos europeos de la recién incorporada Tenerife, siguieron produciéndose episodios que claramente perjudicaban los intereses castellanos, representados por el Adelantado de los Reyes Católicos en Tenerife Alonso Fernández de Lugo. Ejemplo de ello lo tenemos reflejado en el siguiente documento entresacado del FONTES RERUM CANARIARUM IV ACUERDOS DEL CABILDO DE TENERIFE VOL. I, 1497-1507 EDICION Y ESTUDIO DE ELIAS SERRA RAFOLS “Acuerdo 489 .- Fue por el señor Adelantado platicado que, por quanto de los navíos portugueses [que] a esta ysla vienen se recibe mucho daño, porque segund a sydo ynformado que lievan e sacan los malhechores debdores y alçados y fazen otros daños (que su voto es que ningund navío portugués viniese a la dicha ysla por quanto viniendo e faziendo el dicho daño e daños) que los sacan por los puertos despoblados e no usados de noche en tales tienpos que no puede la Justicia remediar.”

Aunque la gran penetración de la cultura tradicional portuguesa en la naciente del pueblo canario se produce en la segunda época de 1483 a 1510. Afianzada la paz entre Portugal y Castilla, los portugueses, que frecuentan cada vez más los mares africanos, recalan en los puertos de las Islas con creciente confianza. Desvanecidos los anteriores recelos, ya no hay motivo que impida su establecimiento en suelo isleño. Es más, en alguna ocasión, hasta los mismos gobernadores o señores de las Islas los llaman e invitan.

3.HERCULES

Retomando el hilo conductor del presente artículo, es decir el poblamiento portugués del lugar de Ycod, decir que en torno al Ingenio de Azúcar que construyó el Adelantado en Las Cañas, acudieron un nutrido grupo de portugueses, entendidos en la industria azucarera desarrollada y perfeccionada en la otra Macaronesia – Isla de Madeira -: maestros, oficiales, cañavereros, arrieros, lealdadores, almocrebes, etc.,

Muchos colonos portugueses vinieron con sus familias en busca de nuevos horizontes, y se asentaron a la orilla de Añezo – El Río de Icoden –. Pasado el tiempo esa aportación humana, fundamentalmente lusa, fue el núcleo principal de la actual población de Icod de los Vinos .

432248_2853027085495_1254083530_32327327_613512485_n

“Año 1501 (…) entre sus colonizadores (Se refiere al Lugar de Ycod) destacaron los portugueses que en elevado porcentaje emigrarían hacia la localidad convirtiéndose en los impulsores de su agricultura, tanto de los ingenios azucareros, en los que eran depurados especialistas y técnicos en la próxima Madeira, como en la vid y la agricultura de autoconsumo. Una huella que persiste en numerosas palabras que empleamos en esa órbita y en los métodos de cultivo como los de la vid que en Icod son de honda procedencia lusitana, como es el levantado de las horquetas.” (Manuel Hernández González)

A este lugar del Ycod fundacional vinieron personajes ilustres, como el clérigo portugués Ruy Blas, capellán del ejercito castellano los repartimiento de tierras en el Menceyato de Icoden, concretamente en el entorno del Río de Icoden y en el Malpaís de Buen Paso, originalmente fueron destinadas para una doble finalidad: El cultivo de las cañas de azúcar, en el entorno del actual barrio de Las Cañas, reservado al Adelantado Fernando Alonso de Lugo y para viñas en las laderas de La Vega y el Malpaís de Buen Paso (en el lugar de la antigua Santidad Guanche) que fueron dadas al clérigo capellán del ejercito castellano Ruy Blas.

icod_PLAZALAPILA_antigua

Por la importancia de estos lotes, entregados a través del sistema de datas, y porque de esa manera Ruy Blas paso a ser, después del mismísimo adelantado, el segundo en propiedades en Ycod y el primero en cantidad de cepas de vino, se le puede muy bien considerar muy bien, como el Primer Viticultor de Ycod.

Recoge Juan Núñez de la Peña en sus Antigüedades que al clérigo Ruy Blás sucedió en el disfrute de sus bienes un sobrino suyo, también portugués, llamado Pedro Aguiar, natural de la villa de Antegas, en Portugal, que también vino a la conquista de Tenerife, y luego contrajo matrimonio, en Icod, con María Pérez de Guzmán.

Prueba de este núcleo poblacional luso lo podemos rastrear a lo largo y ancho de la geografía icodense, en el nombre de la actual Calle del Beco, “beco” en portugués tiene el significado de “callejón” o topónimos derivados de nombre y apellidos portugueses, como nombres de parajes de la geografía icodense: Ramallo, el mismo Ruy Blás, Machado, Acevedo, Castro, Monís, y tantos otros.

perezrijo

La huella portuguesa no solo esta en la toponimia de Icod, está en los apellidos que abundan a lo largo y ancho del Término Municipal y que se conservan en las generaciones pasadas y presentes de icodenses: Abrante, Abreu, Acevedo, Acosta, Afonso, Aguiar,Arbelo (también Albelo y Arvelo), ,Báez, Barreto, Bello, Borges, Brito, Camacho, Carballo, Castro, Chávez (Chaves), Correa, Curbelo, Dávila, Delgado, Estévez, Fajardo, Fariña, Farrais, Figueroa, Fleitas, Fumero, Goya (de Goia), Henrriquez, Jorge, Lemus, Lima, Luis, Machado, Marrero, Mascareño, Méndez, Mendoza, Meneses, Mesa, Mora, Núñez, Pacheco, Padrón, Perdigón, Perera, Ramallo, Ramos, Ravelo, Rivero, Silva, Sosa, Socas,Tabares, Tejera, y Yanes.

Y otros que fueron castellanizados como Alvares, Cabreira, Dias, Domingues, Fernandes, Gomes, Gonçalves, Hernandes, Lopes, Martins, Peres o Pires, Rodrigues, Soares? Que fueron sencillamente castellanizados al cambiarles la s final por la zeta castellana. Además, apellidos como Dorta (De Horta), Devora (De Evora) y Yanes (Eanes).
Está también en palabras y términos de uso cotidiano como: abanar, agoniado, ajeitar, andoriña, arripiar, bago, bosta, budango, callao, cañoto, carozo, chubasco, engodo, fechillo, fogalera, folía, fonil, gacho, gago, gaveta, gomo, grelo, laja, lata, magua, mazaroca, millo, petudo, serrote, serventía, sorrabar, traquina, virar, zafado.

La huella portuguesa se deja sentir también la tradición más arraigada de Icod, las archifamosas Tablas de San Andrés, a mi entender la raíz portuguesa de la costumbre es clara, dado que en el inicio del Ycod colonial la población europea de origen portugués, era mayoritaria, concretamente hay en la Isla de Madeira lo que sería su inmediato antecedente, los llamados “Carros Do Monte” y en su origen para el mismo uso que también tendrían las tablas de San Andrés icodenses, especie de transporte que de productos agrícolas hacia núcleos urbanos, hacia puertos para su embarque, etc. vamos una especie de corças en este caso no tiradas por animales de acarreo sino propulsadas por el deslizamiento por las empinadas calzadas de la geografía del lugar, igual que en Madeira se repite en Ycod.

3.PLAZA DE LA PILA

Inclusive en creencias y devociones religiosas, como la descrita por en el siglo XVIII, el realejero, Dámaso Antonio de Quesada y Chaves escribe en Italia, y concretamente en Roma u principal obra Compendio Canaria Illustrada (“Puente Americhano situado en las Afortunadas 7 yslas de Canaria”), compuesta hacia 1770, donde señala varias referencias sobre aquel Icod de antaño y nos deja el siguiente relato sobre el Santo de origen portugués San Gonzalo de Amarante:

Icod (18)
“En una Capilla de esta Iglesia se venera una Ymagen de S.n Gonzalo de Aramante que fue hallada dentro de un caxon de flores que los deste Pueblo compraron en Garachico a un Mercader q. trahia muchos para vender desde Genova, y como p.ra comprar fue abierto solo vieron flores, y conduzido a la Parroquia, a el abrirlo en lugar de flores hallaron la Santa Imagen, de corta medida la qual colocada en altar que se le construio, y nfra i Capilla, de donde siendo sacado muchas vezes para ponerlo en el trono de la Capilla maior, y celebrarle su fiesta en el dia 10 de Enero, no permanecia en tal lugar porq. Se tornaba a su Capilla en la que se celebra la fiesta, y solo lo extraen para hacerle la nfra ión la q. finalizada le buelven a su lugar; y por este y otros prodigios q. a obrado con este y otros Pueblos, lo juraron aqui por Patrono menos Principal que con rito de doble maior tiene lug.r en la nfra 8 de la Ephifania q. solo admite a los Titulares y Tutelares”.
La capilla del santo luso estaba situada en el colateral del lado sur de la Iglesia de San Marco. También conocida como capilla de los Reyes, fue en un principio dedicada a San Gonzalo de Amarante, santo portugués, cuya devoción fue muy grande desde el siglo XVI. La pequeña imagen debió llegar a Icod a mediados de dicho siglo y la importancia de su culto vendría justificada por las numerosas portuguesas establecidas por entonces en Icod, culto que, según recoge el Padre Fray Alonso Espinosa, tuvo una proyección al resto de la Isla, mediante numerosas romerías a causa de diversos milagros.
(Domingo Martiénez de la Peña de su libro La Iglesia de San Marcos Evangelista de Icod y la vida del Siervo de Dios Fray Juan de Jesús).

A modo de reflexión final de este trabajo, queda claro que somos un pueblo de memoria olvidadiza en general y en particular de nuestras raíces ancestrales. Me pregunto si la nación Portuguesa y su contribución al nacimiento de la Ciudad de Icod de los Vinos, no merecería que fuera recordada bien con una plaza, calle o monumento alusivo, que reflejara cuáles son las raíces europeas de esta Ciudad.

No debemos olvidar que en los primeros tiempos de la fundación del Lugar de Ycod, buena parte de la población colona hablaba portugués y escribía en portugués, en definitiva nos entendíamos en ese idioma .

Durante años se han nombrado calles conmemorativas de las distintas Repúblicas Americanas: Argentina, Venezuela, México, Cuba y otras…destino de muchos de los icodenses, producto de la emigración de todos los tiempos, no pretendemos discutirlo, es merecido y justo homenajearlas, pero que pasa con aquellos portugueses que inmigraron al Valle del Río de Icoden, es injusto que caigan en el olvido más absoluto. Este pueblo debe ser agradecido y tener memoria y por supuesto homenajear y perpetuar el recuerdo de aquellos lusitanos que dejaron su herencia genética y cultural, origen de nuestro Pueblo de Icod de los Vinos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s